Categorías

Carrito

Sin producto

Transporte 0,00 €
Impuestos 0,00 €
Total 0,00 €

Estos precios se entienden IVA incluído

Confirmar

Descubre nuestro Trajes Medievales
Gastos de envio

 

El carnaval en Colombia:
Introducido por los españoles, el carnaval en Colombia ha incorporado elementos de las culturas europeas y ha logrado sincretizar y reinterpretar tradiciones que pertenecían a las culturas africanas e indígenas de Colombia. Existe evidencia que demuestra que el carnaval ya existía en el país en el siglo XVIII y que causaba preocupación a las autoridades quienes prohibieron las celebraciones en los principales centros de poder colonial como Cartagena, Bogotá y Popayán. El carnaval por lo tanto tuvo que continuar su evolución y reinterpretación en las aldeas y pueblos de poca importancia en aquella época y donde las celebraciones no ofendían a las élites dirigentes. El resultado fue la continua celebración de festivales de carnaval en Barranquilla (Carnaval de Barranquilla), y otras poblaciones a lo largo del Río Magdalena, así como también en Pasto (Carnaval de Negros y Blancos) al sur del país. En tiempos modernos, durante el siglo XX, hubo varios intentos de introducir el carnaval en la capital del país pero este nunca logró la aprobación total de las autoridades. El Carnaval de Bogotá tuvo que esperar hasta el siglo XXI para ser resucitado por las mismas autoridades de la ciudad.

El carnaval en Colombia:

Introducido por los españoles, el carnaval en Colombia ha incorporado elementos de las culturas europeas y ha logrado sincretizar y reinterpretar tradiciones que pertenecían a las culturas africanas e indígenas de Colombia. Existe evidencia que demuestra que el carnaval ya existía en el país en el siglo XVIII y que causaba preocupación a las autoridades quienes prohibieron las celebraciones en los principales centros de poder colonial como Cartagena, Bogotá y Popayán. El carnaval por lo tanto tuvo que continuar su evolución y reinterpretación en las aldeas y pueblos de poca importancia en aquella época y donde las celebraciones no ofendían a las élites dirigentes. El resultado fue la continua celebración de festivales de carnaval en Barranquilla (Carnaval de Barranquilla), y otras poblaciones a lo largo del Río Magdalena, así como también en Pasto (Carnaval de Negros y Blancos) al sur del país. En tiempos modernos, durante el siglo XX, hubo varios intentos de introducir el carnaval en la capital del país pero este nunca logró la aprobación total de las autoridades. El Carnaval de Bogotá tuvo que esperar hasta el siglo XXI para ser resucitado por las mismas autoridades de la ciudad.

 

Carnaval en el Norte de Colombia

El carnaval en Colombia tiene origen europeo. Este tipo de festividades fue traído al Nuevo Continente por los españoles y portugueses. Las celebraciones del Carnaval de Barranquilla se remontan al siglo XVIII y se originan en Cartagena durante la época colonial como festividades para los esclavos. El Carnaval de Barranquilla empezó a tener auge cuando las festividades fueron suspendidas en Cartagena en el año 1781 porque causaban preocupación a las autoridades de la época temerosas de perder el control sobre la población.

Los carnavales en el siglo XVIII también se celebraban en la ciudad de Mompós y en las poblaciones a lo largo del Río Magdalena de donde incorporó y adapto influencias indígenas que se fueron mezclando con las tradiciones africanas y europeas.

El Carnaval de Barranquilla se ha celebrado de manera oficial desde 1876, sin embargo ya se celebraba desde años atrás. El carnaval barranquillero refleja los patrones de migración desde las áreas rurales hacia la ciudad y una ciudad en constante formación y crecimiento. Las danzas de origen africano e indígena, como las danzas de animales, fueron traídas a través de estas rutas durante periodos diferentes y todavía hoy se celebran en sus sitios de origen.

De la misma manera existen eventos, danzas y disfraces que son característicos de ciertas regiones y que no han sido incorporados en el carnaval de Barranquilla a pesar de pertenecer a regiones ubicadas sobre las rutas geográficas que llevaron las tradiciones a la ciudad.

 

Un carnaval bastante tradicional, peculiar e importante es el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, declarado Patrimonio Cultural de la Nación en 2001 por el Congreso de Colombia y Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en septiembre de 2009.

Es una de las fiestas más antiguas de la región sur colombiana, cuya versión moderna se remonta alrededor de 1912 y se celebra cada año en la ciudad de Pasto, entre el 2 de enero y el 7 de enero, coincidiendo con la Epifanía católica, lo cual le da un carácter especial, toda vez que a nivel mundial la mayoría de celebraciones carnestoléndicas, transcurren en los días previos al inicio de la Cuaresma.

Carroza del Carnaval de Negros y Blancos en Pasto, Colombia.

Su principal diferencia con otras festividades en la región latinoamericana es que esta celebración trancurre enfocada en la expresión artística del pastuso. Su identidad es bastante compleja de describir, ya que mezcla una serie de tradiciones locales, como la Llegada de la Familia Castañeda (4 de enero), con sucesos históricos en la región que forjaron una fiesta que exalta la libertad del pueblo afroamericano celebrada el día de los Negros (5 de enero) y una variación de la celebración del Día de Reyes o día de los Blancos (6 de enero), que es cuando se presentan las monumentales carrozas en el Desfile Magno, donde algunos de sus motivos se inspiran en la identidad indígena de la región. Por eso se considera que esta fiesta resalta la libre convivencia de razas en América Latina.

En las últimas décadas, esta celebración también ha sido adoptada en otras poblaciones del departamento de Nariño, aunque en algunas regiones como Ipiales (Carnaval de los Verdes - Carnaval de la Frontera) o Buesaco (Carnaval de los Rojos), ha incorporado costumbres locales a su esencia de Homero.

El carnaval llegó a la capital de Colombia en tiempos modernos. La celebración del primer carnaval en Bogotá se remonta al año 1916 y comenzó como un carnaval de estudiantes en el cual se elegía una reina de la simpatía. La primera reina del carnaval fue Elvira Zea. Cuando Elvira ganó el concurso decidió usar su propio nombre como nombre real, así fue como ella se llamó Elvira I. La reina del carnaval era quien se encargaba de las ceremonias de inauguración de las celebraciones de carnaval. En los años que sucedieron el carnaval creció en número de comparsas y de reinas de belleza. Durante los 30s, el gobierno nacional y la alcaldía de Bogotá suspendieron el carnaval debido a desórdenes causados por el consumo de alcohol. Un intento de reabrir el carnaval en el año 1960 fracasó también debido a problemas de alcohol y violencia.

El carnaval fue finalmente resucitado por el Alcalde Mayor de Bogotá Luis Eduardo Garzón mediante una resolución de Gobierno el día 14 de abril del 2005. EL objetivo era promover una atmósfera de amistad y celebrar la vida, la expresión creativa. Además pretendía generar un sentimiento de apropiación y de pertenencia, así como también reesforzar los procesos de reconciliación y juego limpio, e incluir y reconocer los diferentes distritos y culturas de la ciudad capital de Colombia.

 

Gran desfile

Imagen Carnaval